CLORITO DE SODIO, DMSO, PLATA COLOIDAL, AGUA OXIGENADA  Y TIERRA DE DIATOMEAS GRADO ALIMENTARIO, CATALIZADOR PARA AHORRO DE COMBUSTIBLE...


PORTES INCLUIDOS PARA PENÍNSULA, BALEARES Y CANARIAS

CONSULTAD PARA ENVÍOS A OTROS DESTINOS


pago seguro con paypa

pago seguro con paypa

Ultraorgonitas.com

Orgonitas 

de Alta Tecnología.






Alta potencia, efectividad y capacidad transmutadora, Decenas, cientos y miles de veces más potentes que las orgonitas  convencionales. Protección ante emisiones de aparatos eléctricos, zonas geopatógenas, radiaciones...  


PUBLICIDAD


Descubra los mitos y falacias que le mantienen atado al exceso de masa corporal con  dietas y regímenes que nada  solucionan.



         

               

Fin a las Causas de la Obesidad, establece un camino certero hacia el adelgazamiento equilibrado, la sanación y el rejuvenecimiento funcional. Leer más...

 

Todo cuanto necesitamos saber para Adelgazar , Sanar y Rejuvenecer. Sin Dietas y 

para Siempre.

 






¿Qué es el clorito de Sodio?

Es una sal del cloro como podría ser el Cloruro de sodio (Sal de mesa) o el hipoclorito de sodio (Lejía). Se presenta en escamas con una riqueza del 80% o en líquido, con una concentración del 28% pero, como proviene de escamas con una concentración del 80%, solamente tiene una riqueza efectiva final del 22,4%. 

Clorito de sodio y ácido clorhidrico

Sin embargo, nosotros presentamos clorito de sodio al 25% que no tiene tanto residuo ni impurezas y además, viene a ser un 11% más potente y efectivo que el clorito al 28% partiendo de escamas al 80%. Comentar que las escamas se encienden con facilidad, de ahí que sea más sencillo y seguro el manejo en su formato líquido. Si cae clorito de sodio al suelo y se seca, el polvo que aparezca después, será igual de inflamable que las escamas. Este es un buen motivo para mantener limpias las zonas de aplicación. Eso sin contar que podría reaccionar inesperadamente con cualquier sustancia.


El clorito de sodio es una sal del cloro sin toxicidad. 

Viene a tener un nivel de toxicidad similar a la sal común (Cloruro de sodio); de tal modo que, se está empleando con excelentes resultados en apicultura y ganadería, como agente desinfectante y desintoxicante. Algo que también es importantísimo dentro de sus cualidades, es el hecho de que no es acumulativo y no entra a formar parte ni altera las cadenas tróficas.

burbujas

NO PRODUCE SUBPRODUCTOS NOCIVOS POR LA DESINFECCIÓN,  que dañen la salud del hombre o los animales. Desde hace más de cincuenta años se tiene conocimiento de que muchos desinfectantes producen un buen número de subproductos dañinos a niveles insospechados. La cuestión es que nada de esto ocurre con el uso del clorito de sodio. Es más, la liberación de dióxido de cloro cuando se hace reaccionar con un ácido, descompone los fenoles y los precursores de los cancinogenos THM (trihalometanos, trichlorometano, bromodiclorometano, dibromometano y tribromometano…). Tampoco hay reacción con el amoniaco NH3 y con iones de amoniaco NH4+.


Nada que ver con el Hipoclorito de sodio.

El hipoclorito de sodio es lo que llamamos comúnmente lejía, y viene a tener unas 1400 veces más toxicidad. Curiosamente este es el cloro que se ha empleado “toda la vida” (Hace más de un siglo) para desinfectar agua y lo peor, aún se sigue utilizando pese a todos los inconvenientes que tiene y las recomendaciones que hay en su contra. El Hipoclorito de sodio es el responsable del sabor a cloro del agua del grifo y hasta se ha documentado que es cancerígeno y aporta un buen número de subproductos nocivos.


Conocer la naturaleza del clorito de sodio. 

No obstante, aunque el clorito de sodio no sea tóxico no quiere decir que se pueda tratar como si fuera agua del grifo. Un mal uso puede darnos algún susto y producirnos daños. Para manejar sin problemas el clorito de sodio y aprovechar sus estupendas propiedades y posibilidades, necesitamos conocer qué se puede hacer con él y qué no se puede/debe hacer. Qué cosas son peligrosas y qué cosas son inocuas. Precauciones y prevenciones. Para esto, para evitar riesgos innecesarios,  recomendamos ver la “Ficha de datos de seguridad” en la zona de descargas.


Clorito de Sodio, precursor del Dióxido de Cloro – ClO2-

El interés principal del clorito de sodio se debe a que es un excelente precursor del dióxido de cloro que en realidad, es lo que desinfecta y nos libra de microorganismos, virus, bacterias, protozoos, hongos y esporas, además de neutralizar otras sustancias reactivas nocivas como podrían ser los tóxicos, pesticidas y metales pesados.


Se puede fijar y estabilizar en agua pero, en concentraciones entre un 5 y un 10% puede explotar con facilidad. Es muy inestable. Por esta razon las diluciones que se comercializan suelen tener entre un 1 y 3% de concentración como máximo, algo un tanto escaso. Por esto lo más conveniente es producir el dióxido de cloro en el lugar donde se necesita desinfectar, así hay riesgos innecesarios y se dispone de todo su pontencial. Del modo que sea, el dióxido de cloro fijado en una solución acuosa tiene el inconveniente de que si no se mantiene a menos de 10º el dióxido se esfuma.

 

Desinfectante libre de subproductos nocivos

El ClO2 es un oxidante moderado pero muy efectivo y selectivo ante los microorganismos, algo que evita tener que utilizar grandes cantidades. Además, la reacción que hace surgir dióxido de cloro es una reacción limpia, sin subproductos nocivos. Esta circunstancia es realmene interesante si no queremos añadir a nuestro entorno, subproductos nocivos resultantes de los procesos de desinfección, por utilizar otros desinfectantes. Unas sustancias que de algún modo nos afectarán negativamente.  

Por ejemplo, otros desinfectantes derivados del cloro como el el cloro (Cl2) o el ácido hipocloroso liberan trihalometanos, acido acético halogenito, haloacetonnitrils, cloro hidratados, cloropicrin, clorofenoles, N-cloraminas, halofuranos, bromohydrins, aldehídos, ácidos alcanicos, benceno, acido carboxílico, etc, y esto son sustancias nocivas al iguaL que los son las sustancias que emiten las cloraminas: haloacetonnitrils, ciano cloro, cloraminas orgánicas, cloramino ácidos, cloro hidratantes, haloketones, nitrito, nitrato, clorato, hydrazine, aldehídos, ketones, etc. 

El Ozono produce subproductos como bromoformo, monobromo acido acético, acido dibromo acetico, dibromo acetona, cyano bromo, clorato, iodato, bromato, peroxido de hidrogeno, acido hipobromoso, ozonatos, epoxy, aldehídos, ketones, ketoacidos, acido carboxílicos.

Por el contrario, el dióxido de cloro sólo emite cloro y clorato.


Al igual que el ozono o el hipoclorito de sodio, el dióxido de cloro es biocida por oxidación. Es decir, mata los microorganismos porque traspasa su membrana celular y destruye los sistemas biológicos internos que permiten su vida.

Lo mejor de todo, como ya he comentado previamente, es que es el dióxido de cloro es extremadamente selectivo, y no produce reacciones indeseables, como ocurre con el ozono o el hipoclorito de sodio. Por esta razón se obtiene los resultados deseados con mucha menos cantidad de producto, en menor tiempo y sin dañar a animales o personas. Es decir, con ínfimo impacto ambiental.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         


Ventajas y propiedades

  • Es desinfectante y biocida de gran alcance.
  •  Es el desinfectante (ClO2) más potente, efectivo y selectivo que existe.
  • Neutraliza bacterias, virus, protozoos, esporas y hongos, metales pesados, pesticidas, tóxicos, etc.
  • Es más efectivo que el cloro en la destrucción de esporas, bacterias, virus y otros organismos patógenos.
  • Infimo impacto ambiental y a veces con su empleo, claramente se beneficia al entorno.
  • Los alimentos tratados con clorito de sodio tienen un mayor nivel nutricional.
  • Opera con un PH entre 4 y 10, algo que es una ventaja frente a otros desinfectantes que requieren acidificación previa.
  • Actúa en menor tiempo que otros desinfectantes.
  • No es corrosivo para metales, aun en altas dosificaciones.
  • Por su baja corrosión, puede utilizarse como aerosol y alcanzar cualquier parte o zona.
  • Menores costes de mantenimiento a largo plazo.
  • No añade sabor al agua.
  • Suprime olores en procesos de depuración de agua y en prcesos de desinfección de resíduos orgánicos.
  • Muy alta solubilidad. 
  • Deshace la pelicula biológica en superficies en contacto con agua como torres de refrigeración, depuradoras, etc. Esta capa actúa como film protector que facilita la proliferación de bacterias como la legionela, E. Coli, Listeria etc. para posteriormente extenderse por el entorno.refrigerador
  • Descompone toxicos, pesticidas o metales pesados que puedan haber en el agua.
  • No produce subproductos nocivos.
  • Destruye los precursores de los trialomentanos (Metabolitos cancerígenos) mientras otros desinfectantes los producen. http://es.wikipedia.org/wiki/Trihalometano.
  • El dióxido de cloro (ClO2) destruye los fenoles.
  • El dióxido de la cloro no reacciona con el NH3 o NH4+.
  • . . .

Utilidades. 

El Clorito de Sodio es uno los desinfectantes más potentes, efectivos y aconsejables que se puedan encontrar. Sus utilidades son muchas y variadas. Desde la desinfección de agua para su potabilización sin riesgos para la salud, a su empleo en la industria como blanqueante de pasta de papel, en la industria alimentaria, en la


industria cárnica, en mataderos para evitar olores, en la industria alimentaria y de bebidas y hasta en el hogar para desinfectar frutas y verduras o para la desinfección de neveras y cámaras frigoríficas, pasando por la desinfección de conductos de aire acondicionado y sistemas de refrigeración o depuración, para evitar la salmonela y otros gérmenes. También se utiliza para desinfectar edificios.

renovacion aire


Aplicaciones.

Como ya he comentado, las aplicaciones son muchas y variadas. Unas partiendo del clorito directamente y en otras ocasiones combinándolo, con las debidas precauciones, con ácidos para producir Dióxido de Cloro en el lugar de la aplicación. En otras ocasiones produciendo una mezcla de Clorito de sodio con un ácido para seguidamente mezclándolo con agua y utilizándolo como aerosol. 


Seguidamente exponemos algunos ejemplos de su utilización: 

1º Potabilización y purificación de agua. Aunque el agua del grifo de las poblaciones se pueda beber sin que nos produzca infecciones o problemas inmediatos, hay cuestiones que nos van a perjudicar sin ninguna duda.

Agua limpia


Es innegable que los pesticidas, sustancias tóxicas y metales pesados procedentes de procesos industriales, de tratamientos agrícolas y desparasitaciones, pueden aparecer en cualquier parte del sistema biológico de un modo inevitable. Eso sin contar el controvertido flúor que agregan a las redes. 

La cuestión es que si tratamos el agua del grifo con una o dos gotas por litro, vamos a neutralizar un buen número de agentes nocivos para nuestra salud.

Para gérmenes es suficiente con una gota por litro. Sin embargo, para otras cuestiones será necesario agregar más cantidad. 

El procedimiento es sencillo, se pone el agua en un recipiente que no sea metálico y se agrega el clorito de sodio ya reaccionado y se mueve para asegurarnos de que se produce la mezcla. Entonces se tapa para que no entren nuevos gérmenes y se deja durante un día en reposo antes de que la utilicemos.   


2º Eliminar restos de pesticidas y gérmenes en frutas y verduras. La agricultura actual, para garantizarse la rentabilidad de las cosechas, utiliza pesticidas para proteger los cultivos, de parásitos y plagas. Según casos, se suelen aplicar los pesticidas periódicamente a los cultivos, durante todo el tiempo que dura su crecimiento y solamente cesan las aplicaciones unos días antes de la recogida. Es cierto que la mayoría de los pesticidas que emplean para frutas y verduras son biodegradables y, pierden mucha toxicidad al cabo de unos días. Sin embargo, como dice el dicho, “Donde hay siempre queda”, y es de sentido común asumir que siempre van a quedar residuos de estos químicos que nos van a perjudicar.

uvas


 Reaccionado el clorito y agregado a un recipiente con agua, podemos neutralizar los restos de pesticidas, dado que esta mezcla es alcalina y muy reactiva y los tóxicos y pesticidas son de tipo ácido, justo lo opuesto. 

El clorito de sodio o el dióxido de cloro, es una de las pocas sustancias aprobadas por la USDA y la FDA, para el contacto directo con alimentos como frutas, verduras, carnes y aves. No altera su sabor ni olor.


El procedimiento para aplicarlo en el hogar es sencillo. Se pone en un recipiente seco de plástico, vidrio o cerámica (Nunca metálico), clorito de sodio y ácido clorhídrico al 4% a partes iguales (También puede utilizarse ácido cítrico al 30%, con los mismos resultados. La cantidad total de cada sustancia irá en proporción a la cantidad de líquido a tratar pero, como orientación, para neutralizar pesticidas de las frutas y verduras y también, para acabar con gérmenes y hongos, se pone entre 0,5 y 1 ml por litro. Esto puede ser algo bastante adecuado para producir una buena neutralización. 

Seguidamente se añade agua sin clorar y se remueve un poco. Después, durante unos minutos se sumergen las frutas o verduras a tratar, procurando que el líquido entre en contacto con toda la superficie del producto a tratar. Brócolis, coles, uvas, manzanas, albaricoques, ciruelas, nísperos, lechugas, apio, acelgas, espinacas, tomates, patatas… Y muchos más, suelen ser tratados con pesticidas y por tanto, es muy conveniente hacerles este sencillo tratamiento. Después, esa agua con clorito la podemos utilizar durante 24 horas, siempre que se mantenga a menos de 10º de temperatura.

No siempre tenemos economía suficiente o acceso a productos ecológicos pero, con este procedimiento, al menos, tendremos la garantía de que las frutas y verduras que comamos no nos están perjudicando. No olvidemos que la mayoría de los pesticidas entran en las cadenas tróficas y además suelen ser acumulativos.


3º Desinfección de neveras y cámaras frigoríficas. Podemos reaccionar el clorito de sodio con ácido clorhídrico y hacer una disolución con agua como hemos explicado en el párrafo anterior. Después, podemos poner la mezcla en un atomizador y fumigar el interior de la cámara. Los gérmenes desparecen y los alimentos permanecerán más tiempo en condiciones. Se evitarán putrefacciones aceleradas o prematuras

mercado


Para que llegue el dióxido por todas partes de la cámara, incluso por dentro del circuito de refrigeración y recirculación del frío, también se puede poner en un recipiente plástico o de vidrio, una porción de clorito y ácido clorhídrico. Dejar que vaya fluyendo el dióxido de cloro de la reacción y que se vaya distribuyendo, tal vez, con el sistema de ventilación en marcha. 

Si el recipiente se pone al baño maría dentro de un recipiente mayor con agua tibia, la mezcla de clorito y ácido permanecerán más tiempo emitiendo dióxido de cloro.

Nevera 


En las neveras “No Frost” el propio sistema se encargará de extenderlo por todo el sistema. No hay que olvidar que la vida en sus diversas formas prolifera en los medios más inesperados. Las neveras y cámaras frigoríficas tienen su propia fauna de microorganismos: Hongos, bacterias, virus…


Una advertencia. UN MAL USO ES PELIGROSO. Nunca hay que respirar el dióxido de cloro. Podríamos tener problemas pulmonares durante varios días. Tampoco inundar las cámaras en demasía de este gas puede llegar a encenderse y explotar. Poner demasiado es peligroso. De lo que se trata es de que recircule el dióxido de cloro pero sin que haya grandes concentraciones del gas. Evitar chispas y malos contactos eléctricos, cebadores de tubos fluorescentes o incluso utilizar los interruptores, etc… Al contener el dióxido de cloro dos partes de oxigeno (ClO2) la combustión es muy fácil.

Leer la ficha de datos de seguridad antes de su manejo. 

Del modo que sea, con muy poca cantidad de mezcla de clorito y ácido será suficiente para una buena desinfección. Cuando se abra la cámara o la nevera, ventilar todo lo posible la estancia donde se encuentre e insisto, NUNCA RESPIRAR ESE GAS.

Advertencia.-Ante lo que va circulando en los últimos tiempos por la red respecto a utilizar el clorito activado con ácido clorhídrico para ser ingerido, comentar que todo ácido clorhídrico que se comercializa (Salfumán, ácido muriático, agua fuerte…) no es un formato de ácido adecuado para la ingestión y además, en todo caso, se debería tomar con Pepsina, una encima que lo hace asimilable y evita daños en la mucosa gástrica. No obstante, es perfectamente válida la  utilización de este ácido como activador para producir dióxido de cloro para desinfectar agua y demás utilidades.